El plato «estrella» en Nochebuena

Mi tía Mercedes, Merchi de toda la vida, hace unas croquetas de jamón que son un auténtico vicio. Todos los años, cuando voy a Coruña a pasar unos días durante mis vacaciones estivales, me surte de tuppers enormes llenos a rebosar de sus riquísimas croquetas. La logística para que lleguen a Madrid sin descongelarse tras casi seis horas de viaje en coche y con los calores de agosto es complicada pero la recompensa de poder degustar esas exquisiteces durante los tres meses siguientes merece la pena.  Aprovecho estas líneas para reconocer que ni los tuppers de mi tía ni los de mi madre suelen regresar a sus casas. En la cocina, ya no solo delante de la vitro sino en el espacio en sí, soy un auténtico desastre y acumulo tuppers cual anillos de Gollum.

Mirad si soy poco mañosa que lo único que tengo que hacer con las croquetas, freírlas, lo hago fatal. Se me deshacen en la sartén, se me queman de un lado y se quedan poco hechas por otro, les doy la vuelta desde la distancia por si me salta el aceite… En fin, que en esos momentos mataría por estar en el salón de casa de mi tía, esperando sentadita a la mesa a que llegue su fuente de croquetas bien frititas (y siempre acompañadas de un ribeiro y una empanada de bacalao con pasas). Hummmm, qué rico.

Hoy me he propuesto retar a mi tía Merchi a hacer unas croquetas de brócoli y jamón. Las vacaciones de verano aún quedan lejos pero la Navidad ya está aquí. El pulpo y el salpicón del tío Miguel van a toparse con un nuevo rival en el camino al podium del plato estrella en la cena de Nochebuena. ¿Qué les parecerá la idea a los invitados más pequeños de la casa…? El domingo lo sabremos 🙂

Patata rellena con brócoli

PATATA RELLENA CON BRÓCOLI

 

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS: 

  • 500 grs de brócoli
  • 4 patatas grandes
  • 200 gramos de carne picada
  • 3 dientes de ajo
  • Media cebolla
  • 1 pimiento verde
  • Medio pimiento rojo
  • 1 zanahoria
  • 1 vaso de leche
  • 5 cucharadas de aceite de oliva
  • 4 lonchas de queso chedar
  • Sal
  • Pimienta
  • Comino

ELABORACIÓN:

Lavamos las patatas y las metemos al horno enteras a 180° entre 60 y 90 minutos.

Una vez asadas, hacemos un  hueco en las patatas y lo reservamos. Cocemos el brócoli  durante 10 minutos en agua hirviendo y lo cortamos en ramitas. Troceamos también el resto de la verdura en cuadrados pequeños.

Leer más ...

Bolitas de puré de patata y brócoli

INGREDIENTES:

  • 3 patatas grandes
  • 200 grs de brócoli
  • 2 huevos
  • Aceite
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • Harina
  • Sal
  • Queso parmesano (opcional)

 

ELABORACIÓN:

Cortamos el brócoli en ramilletes y lo cocemos al vapor en el microondas durante 8 minutos con un par de cucharadas de agua y cubierto con  papel film ligeramente perforado. Sacamos y dejamos enfriar.

 

Leer más ...

Tortilla de brócoli y queso de tetilla

Hay una cocina en La Coruña donde últimamente se dedican a hacer experimentos con el brócoli. Esta tortilla a la gallega con brócoli en lugar de grelos es buena prueba de ello. Tiene una pinta estupenda, seguro que os gusta.

TORTILLA DE BRÓCOLI Y QUESO DE TETILLA

 

INGREDIENTES:

  • 2 patatas medianas
  • 200 grs de queso de tetilla
  • 500 grs de brócoli
  • 100 grs de chorizo para cocinar
  • 6 huevos
  • Aceite
  • Sal

ELABORACIÓN:

Cocemos el brócoli, lo podemos poner en el microondas durante aproximadamente 10 minutos con un par de cucharadas de agua. Lo reservamos.

Cortamos las patatas para tortilla y las freímos en el aceite a fuego lento hasta que estén blanditas. Cortamos el queso de tetilla en dados. En un bol batimos los huevos y les añadimos las patatas fritas, el brócoli y echamos la sal.

Leer más ...

Bolt, el velociraptor bromista

Una mañana Bolt, el velociraptor, merodeaba aburrido cerca de la cueva de Stanley. Bolt era conocido en el Valle de la Nube Verde por las bromas de mal gusto que solía gastarles a sus vecinos. Vio a Stanley preparando su comida y se le ocurrió una idea. 

  • Ya verás… – susurró misterioso mientras se escondía bajo la ventana de la cueva de Stanley.

A Stanley ese día le apetecía comer brócoli, siempre comía brócoli, con bechamel y queso gratinado al horno.

  • Se me hace la boca agua solo de pensarlo – dijo alegre imaginando su suculenta comida.

Leer más ...