!!!NIEVE!!!

Nieva en Madrid y no me he podido resistir…

Ayer por la mañana un amigo me regaló unas figuritas de brócoli que había hecho en foamy. Eran cuatro y tenían el tamaño perfecto para poder llevarlas en el bolso y utilizarlas cuando quisiera para poder hacer una foto (así no tengo que llevar en el bolso a nuestro Brocoliti original y parecer un tanto rara cuando lo tengo que pasar por algún escáner J). Lo único que les faltaban eran los ojitos y la boca.

Nevaba y no paraba de nevar. Desde la oficina veía caer la nieve y cómo iba cuajando en los jardines y en los coches. No podía hacerle fotos a mi pequeño brocolisaurio jugando con la nieve, pero tenía cuatro brócolis que servirían para quitarme el mono de foto. Con una revista, tijeras y pegamento, pude dar vida a uno de esos pequeñajos y salí a la calle en busca de mi foto perfecta.

He de reconocer que las fotos que hice salieron bastante mal (es muy difícil sujetar a un brócoli resbaladizo con una mano helada, con la otra intentar que no se moje ni se caiga el móvil mientras enfocas y cargar con un bolso y un paraguas). Al final el paraguas lo dejé en el suelo y se me escapó volando. Resbalándome en la nieve tuve que correr tras él procurando no caer y hacer el ridículo más espantoso en mitad del Paseo de la Castellana con un brócoli de foamy en la mano.

En fin, la mejor de las opciones fue dejarlo en el suelo y buscar una buena perspectiva. El pobre no tuvo tanta suerte como yo y se me cayó de bruces. En décimas de segundo se le congeló la cara y perdió los dientes. Encontré uno y, con un fondo muy característico de Madrid, puede, por fin, hacerle una foto en condiciones. Espero que os guste.

 

 

 

 

BROCOLITI Y LA NEVERA DE LENI

Brocoliti llevaba mucho tiempo pensando qué habría en la nevera de Leni. Se conocía de memoria la despensa de Stanley; como sólo comía brócoli no escondía ningún misterio interesante para él. Pero la nevera de Leni seguro que estaba repleta de cosas ricas y mucho más variadas que las que tenía Stanley.

Una tarde en la que Leni preparaba un bizcocho y se había dejado la nevera abierta para sacar la mantequilla y los huevos, Brocoliti aprovechó que nadie le veía y se coló dentro.

  • ¡Es tal y como me la había imaginado!

Exclamó al ver los estantes llenos de yogures, queso, mermelada, leche…y un montón de tuppers cerrados a cal y canto y que seguro que venían directos de la cocina de la madre de Leni.

  • ¡Estas albóndigas son perfectas para jugar al fútbol! – dijo al ver un tupper de albóndigas con tomate (el plato favorito de Leni).

Leer más ...

SPAGUETTIS CON CARNE Y BRÓCOLI

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS:

– 300 grs de carne picada (ternera) 
– 240 grs de spaguettis
– 4 zanahorias
– 1 puerro
– 500 grs de brócoli
– Aceite
– Sal
– 1 lata de tomate frito
– Queso parmesano en polvo

ELABORACIÓN:

Cocemos el brócoli en una cazuela con agua durante unos 10 minutos aproximadamente. Pasado ese tiempo, retiramos el brócoli para ponerlo a escurrir y, en el mismo agua que hemos empleado, hervimos la pasta durante 9 minutos.

Leer más ...

!FELIZ 2018!

Toda la familia brocolisaurio os quiere desear una feliz noche y un gran comienzo del nuevo año. Que el 2018 venga cargado de sueños cumplidos, de proyectos realizados, de amistad, de recetas y platos compartidos con la familia y amigos, de cuentos que ilusionen a nuestros peques, de abrazos y salud, sobre todo salud. A ver si con un poquito de suerte también se cumplen mis deseos y Stanley y sus amigos encuentran una editorial que haga que lleguen a todos los niños. !FELIZ 2018!

Las croquetas de brócoli y jamón

Bueno, pues al final las croquetas de mi tía Merchi ocuparon un puesto más que merecido en la cena de Nochebuena. Muchas «discordias» había generado este reto dentro de la familia (sobre todo en aquellos no tan forofos del brócoli como Stanley).

He de reconocer que no están tan buenas como las de jamón, pero también estaban ricas. Los niños, que en el fondo eran los principales destinatarios de este experimento, se las comieron muy bien y algunos, como Izan, incluso en días posteriores repitieron sin pronunciar queja alguna. En honor a la verdad diré que tienen un cierto regusto amargo al final pero eso no han parecido notarlo los más peques. En cuanto mi tía me pase la receta os la subo y así me decís qué os parecen a vosotros.

El que no podía faltar en la cena era Brocoliti. Fue el centro de atención de todas las miradas y el protagonista indiscutible de los tropecientos photocalls que hice durante la noche. Toda la familia, sin excepción, se hizo una foto con nuestro simpático brócoli ataviado con el gorro de Papá Noel. El pulpo, el salpicón y los canapés le chiflaron. Las croquetas no se las dejamos comer, eso ya sería canibalismo. Imagino que también nos acompañará en las uvas de fin de año, hasta entonces, aquí le tenéis entre los platos.